Un banquillo al sol

2012
03.03

Esta semana he tenido la oportunidad y la suerte de pasar un poco de tiempo con dos abuelitas del pueblo quienes aceptaron compartir conmigo su banquillo al sol…

Me gustó observarlas; piel manchada por el tiempo, ropa azul oscuro que huele a leña, zapatillas cómodas de andar por casa, pelo gris, dientes escasas y muchas ganas de hablar…”¡Cuantos años tienes tú, hija?” “30 años” “pues yo, ¡83!” – ¡Y vaya cabeza! 😀

Me interesaba saber un poco más sobre el pasado, así que hablando de la falta de lluvia, hemos vuelto al pasado viajando a Requijada hace 50 años, cuando aún no había ni luz, ni agua. “¡Anda ya! Había que ir a la fuente a buscar agua y en verano, pues no había mucho”, “Y no había luz tampoco! Primero en la calle y después en las casas. Nada que ver con ahora.” – Nos quedamos las tres mirando el horizonte sin hablar”-

¿Como seré yo de mayor? ¿Llegaré a tener 83 años? ¿Tendré un banquillo al sol donde sentarme con amigas para charlar? ¿De que hablaremos, de la llegada de Internet y de los ordenadores en nuestras vidas? de la telefonía móvil? de la crisis de 2008?

Me quedan 43 años antes de sentarme en el banquillo al sol. No se si seré capaz de hablar de como cambió un lugar en 50 años pues me estoy moviendo cada 3-4 años de ciudad, de pais…pero anécdotas y historias, sí que tendré un montón por contar!

 

 

Tu respuesta

Debes estar logado para escribir un comentario.